Sin el buen uso de la  energía no habrá desarrollo sostenible: Roberto Hinestrosa Rey

Imagen

Nos sentamos una tarde a conversar con el Concejal de Bogotá y Decano de la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado de Colombia, Roberto Hinestrosa Rey.

Un hombre público, sin duda. Ha sido viceministro de justicia, jefe de gabinete del Departamento de Cundinamarca, Procurador Delegado, primero para la Economía y la Hacienda Pública y luego Procurador Delegado ante las Entidades Territoriales y los servicios públicos domiciliarios. También fue y es miembro de varias juntas directivas del sector minero – energético, y de distintas asociaciones de promoción del territorio y de fomento de políticas públicas. Abogado con maestrías en asuntos financieros.

Vamos al grano.

AidTerritorial: ¿Por qué usted es uno de los abanderados de la eficiencia energética y de las fuentes no convencionales de energía?

RHR: Sin energía no hay desarrollo. Quienes gozamos del servicio de energía eléctrica no concebimos un día sin ella. Escuchar la radio, ver televisión, usar un teléfono móvil –con o sin datos, la nevera, el horno, la tostadora, la estufa, el calentador de agua, el computador. Todo requiere de energía eléctrica.

La demanda de energía crece exponencialmente. Para atenderla, se necesita generar mayor disponibilidad, sea produciéndola, ahorrándola o disminuyendo sus pérdidas.  Así, la eficiencia energética es una herramienta que nos permitirá disponer en el futuro de aquella energía que hoy, además de ser malgastada, tiene impactos negativos sobre el ambiente por el  mal uso de los recursos no renovables, de la emisión de gases efecto de invernadero y del vertimiento de fluidos contaminantes.

Está demostrado que la seguridad energética de los países es pilar de bienestar social. La energía es desarrollo, es acceso al agua potable, a los alimentos, a las comunicaciones, al transporte, a la cultura y esparcimiento. Una matriz energética limpia y gestionada de manera inteligente aumenta la competitividad, fortalece la industria, genera empleo y reduce la inestabilidad de los precios y genera fiabilidad en el mercado de la energía, componente que hasta ahora se tiene en cuenta en los cálculos financieros y de planificación pública y privada.

AidTerritorial: ¿Cuál es el panorama de la eficiencia energética y el uso de las FNCE en Colombia?

RHR: La matriz energética colombiana de generación de energía eléctrica se considera  limpia. Pero dista mucho de ser una matriz energética eficiente. No sólo se trata de la forma como se produce o genera la energía. El uso eficiente en los hogares, el comercio, la industria y el transporte, entre otros, son parte de esa matriz. De la inteligencia en  producir, gestionar y administrar la energía depende la riqueza energética de Colombia.

Las políticas públicas del gobierno nacional apuntan al desarrollo bajo en carbono y la planeación del sector energético prevé evitar que el crecimiento del país lleve a un desabastecimiento de energía. Al contrario; la planeación de la Unidad de Planeación Minero Energética – UPME del Ministerio de Minas y Energía, demuestra que Colombia no sólo es capaz de autoabastecerse y diversificar su matriz energética mediante el uso y adaptación de tecnologías eficientes sino que también el país es también clúster energético en América Latina y está concebida la exportación de energía y energéticos del colombianos por lago tiempo.

AidTerritorial: ¿Cómo se financia el salto tecnológico que implica la Inteligencia Energética en Colombia y cuáles son las barreras gestionar el uso eficiente de la energía y de las fuentes no convencionales de energía?

Es un sistema complejo, basado en el ahorro y por ende en la eficiencia.  El esquema financiero se basa en que hay recursos de la cooperación internacional, de la banca multilateral y del Estado para que la banca de primer piso le otorgue créditos a bajas tasas de interés a empresas y personas para que estas realicen los ahorros y por ende, generen  la eficiencia del sistema de energía eléctrica.

Existen incentivos tributarios explícitos para las inversiones en eficiencia energética y FNCE, también recursos de cofinanciación para la investigación que contengan componentes ambientales y tecnológicos, en donde cabe la eficiencia energética y las energías alternativas.

Sin embargo, el ritmo de adaptación y uso de las tecnologías en Colombia aún no está alineado con el acelerado descubrimiento de las múltiples opciones para el ahorro de energía. Lo anterior no permite tener claridad sobre el panorama para la inversión, aunque esté comprobado que los programas de eficiencia energética son una estrategia efectiva en función del costo, en el corto y mediano plazo.

También hay fuentes de financiación multilateral y del gobierno nacional para inducir a la eficiencia energética  que no han sido colocados “eficientemente” en el mercado de capitales colombiano.

Las barreras que limitan el financiamiento masivo de proyectos están relacionadas con vacíos en conocimientos de carácter normativo, técnico, ambiental y de eficiencia energética del mercado financiero, que redundan  en percepciones injustificadas del riesgo  y se traducen en altas tasas de financiación. Además, el éxito de una política de eficiencia energética no se trata sólo de tasas atractivas para los inversionistas y de fuentes de fondeo de mediano y largo plazo, también incluye estrategias de comunicación y socialización y requiere de fondos de asistencia técnica asociada a la viabilidad de los proyectos.

AidTerritorial: ¿Cuál es la percepción generalizada de sobre la eficiencia energética?

Desde la óptica empresarial hay desconocimiento general sobre el ahorro efectivo y el impacto positivo en la vida útil de la maquinaria industrial, la mejora de la productividad, la competitividad y la reputación. Las iniciativas de eficiencia energética del sector privado requieren de modelos financieros que enuncien los beneficios a empresarios y también a banqueros y financiadores.

También para los empresarios, los proyectos energías no convencionales y de eficiencia energética se pueden pagar con los ahorros generados, pero les supone grandes riesgos cuando las instalaciones de equipos especialmente diseñados para su industria se constituyen en activos fijos y que no pueden ser retirados de los estados financieros en caso de incumplimiento de las expectativas generadas en torno al ahorro del uso de la nueva tecnología.

Para hogares y comercio las dificultades son mayores. El promedio de uso de electrodomésticos es de 10 años y muchos de ellos tienen fallas. La promoción del cambio tecnológico debe estar ligada a campañas de sociabilización de la estrategia, educación ambiental y motivación por el ahorro. Las luminarias tradicionales y de alto voltaje representan un desperdicio enorme pero su cambio requiere de gran inversión en familias de bajos recursos.

AidTerritorial: ¿Y el Estado cómo participa de la eficiencia energética?

RHR: Se requiere de la participación de la administración pública nacional, regional y local en las estrategias del salto tecnológico y uso racional de la energía en sus sedes administrativas e instalaciones y empresas públicas y mixtas. Para ello deben ajustarse las normas para que le permitan al Estado hacer contratos de concesión temporal para la actualización y optimización de las instalaciones eléctricas.

La eficiencia energética del alumbrado público es otro tema que debe ser apoyado en materia financiera y normativa.

De otra parte, la eficiencia energética genera beneficios sociales para los estratos bajos, quienes deben pagar un menor precio por el consumo de energía  de electrodomésticos eficientes.

AidTerritorial: ¿Cuál es su papel como educador? ¿Qué hace la Facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad externado de Colombia en materia de eficiencia energética?

RHR: Es una gran tarea. Debemos educar a la gente del común, hogares, empresarios y a los jóvenes estudiantes para el correcto consumo y utilización de energía.

Las universidades y los centros de educación superior se involucran en la formación de capacidades en las distintas áreas del conocimiento. La eficiencia energética le compete a varios profesionales y técnicos.

La Universidad Externado de Colombia acompaña el análisis jurídico, económico, social y ambiental alrededor de los asuntos de la  energía desde hace varias décadas.  Existen programas académicos, cursos de alta gerencia, de especialización y de maestrías en desarrollo, en formulación de proyectos, servicios públicos domiciliarios, telecomunicaciones, desarrollo minero energético, cooperación y formulación de proyectos de desarrollo, industria extractiva, vigilancia y desarrollo sostenible, y ahora uno específico sobre la gestión financiera de la eficiencia energética.

En 2012 la Universidad Externado de Colombia acudió al llamado que hiciera la UPME y ANDESCO a la cooperación internacional, al sector financiero colombiano y a la academia para integrar estrategias de eficiencia energética en los currículos del pregrado, posgrado y de educación continua de la facultad de Finanzas, Gobierno  y Relaciones Internacionales.

Y así lo hemos hecho. Formamos profesionales con conocimientos financieros,  administrativos, gerenciales y de política pública,  que están en la capacidad de generar los modelos que demuestren las razones sociales y económicas (costos, gastos, ahorro y retorno de la inversión, etcétera) a la pequeña, mediana y gran industria, y a los comercios y hogares, con el fin de incorporar dichas variables a los presupuestos de gastos y de inversión

Hoy la Universidad Externado de Colombia hace parte de la Cámara Colombiana de la Energía, con quien el Ministerio de Minas y Energía firmó un convenio de cooperación para promover la eficiencia energética y apoyar la creación y puesta en marcha de la Agencia Nacional de Eficiencia Energética

La Universidad entendió el llamado del gobierno y del sector eléctrico  y educa a sus estudiantes, profesionales, docentes e investigadores, además, para contemplar la energía como motor de desarrollo, la eficiencia energética como inversión, las energías limpias como futuro energético y la inteligencia energética como la construcción conjunta del conocimiento y puesta en práctica entre todos nosotros.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s