Sabe usted como colombiano ¿de dónde proviene nuestra energía?

Son fuentes de energía primaria el sol (energía solar), el viento (eólica), el agua (hidráulica), de las mareas (mareomotriz), del calor concentrado en el interior de la tierra (geotérmica), de las acumulaciones de combustibles fósiles almacenados en el subsuelo (carbón y petróleo), de la madera y de la biomasa.

Para utilizar la energía primaria en energía es necesario transformarla, por ejemplo en las  centrales eléctricas -que pueden ser hidráulicas, térmicas o nucleares- en refinerías que convierten el petróleo en gasolina y otros subproductos, o en centros de tratamiento del gas, coquerías y otros centros de transformación del carbón mineral y en centrales de transformación de energías alternativas como la eólica, mareomotriz, undomotriz y geotérmica entre otras.

El carbón, y el petróleo son las principales fuentes primarias mundiales de abastecimiento de energía. La electricidad y los combustibles líquidos son los tipos de energía secundaria que más se utilizan para el desarrollo socioeconómico de la sociedad.

En Colombia la matriz eléctrica es muy distinta a la matriz energética. El país tiene grandes reservas de petróleo, gas y carbón de distintas gamas y calidad. Hubo un tiempo que Colombia dependió cien por ciento de estas fuentes primarias para la generación de energía termoeléctrica. Después del famoso “apagón” de fines del Siglo XX la matriz de generación eléctrica ´le dio paso a la generación hidroeléctrica –por el gran potencial colombiano en la producción de agua-, tanto que hoy  el país produce más del 70% de su energía basado en el embalsamiento del agua y la generación a través de centrales hidroeléctricas.

Embalse del Guavio, Cundinamarca

Embalse del Guavio, Cundinamarca

Pero no todos los embalses son para la generación de energía. Algunos son multipropósito -como el Embalse de Tominé en Cundinamarca- o exclusivos para el abastecimiento de acueductos de los cascos urbanos y su periferia, como es el caso de Chingaza, también ubicado en el Departamento de Cundinamarca. ¡Pero de éste tema de acueductos hablaremos otro día!

El fenómeno del niño, sumado al desconocimiento sobre los impactos ambientales de la generación hidroeléctrica, los conflictos sociales, la falta de educación ciudadana en torno a costos de potabilización y saneamiento, la politización, la corrupción y la ineficiencia energética, nos llevarán de manera inminente a escuchar las voces públicas de alerta de los Ministerios de Minas y Energía y Ambiente y Desarrollo Territorial y de las corporaciones autónomas regionales con jurisdicción especial sobre las cuencas hidrográficas.

Sequía en Casanare
Sequía en Casanare

No es que aún estemos a tiempo. Es que tenemos que modificar nuestros hábitos de consumo. Y la energía es uno de los mayores insumos que derrochamos de manera absurda y sin darnos cuenta de ello.

Por algo dicen los expertos que la eficiencia energética es la mayor fuente de generación de energía. No es sólo el ahorro en dinero que representa el usar la energía de manera inteligente. También es que ese consumo que se deja de utilizar de manera eficiente suma a la disponibilidad del sistema energético. Así que también tiene un impacto sobre la tarifa. Si hay disponibilidad de energía suficiente, el costo será más bajo y viceversa.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s