Archivo de la etiqueta: Energía

La responsabilidad en la explotación de recursos naturales no renovables es de todos

Actividades RNNR
Actividades RNNR

En general, los RNNR se ubican en ecosistemas en donde las restricciones de agua o las condiciones climáticas y topográficas limitan la actividad del territorio a la explotación exclusiva del RNNR, sin presencia de otras actividades económicas como la agricultura y la ganadería, de manera tal que la ubicación y la forma en que se encuentra hace que se requiera de grandes inversiones para maximizar los beneficios económicos de su explotación, y que dado el monto de la inversión, son realizadas, en su gran mayoría por empresas transnacionales.

Es contradictorio que se postule la sustentabilidad en la explotación  de los recursos naturales no renovables cuando se entiende que un RNNR, aun antes de empezar a explotarlo, se agota. Por ello, es necesario precisar que la sustentabilidad de RNNR se plantea en base al modelo de explotación y de uso de los hidrocarburos y minerales de forma que tenga el menor impacto posible sobre el ambiente y la sociedad.

Los conflictos sociales surgen de la oposición de las comunidades aledañas a las vías de conectividad, poblados y otras zonas de influencia de la explotación de hidrocarburos o minerales y en contra de las actividades de explotación, acopio y transporte de la industria establecida en el territorio.

Transporte Carbón
Transporte Carbón

La organización comunitaria y las denuncias sociales frente a daños ambientales y otros relacionados con el desplazamiento de las zonas de explotación de RNNR, llevaron a que los reclamos de las comunidades se expresen de manera colectiva y exijan la evaluación de impactos y sanciones económicas de parte del Estado a las empresas causantes de daños ambientales y sociales.

Las problemáticas sociales surgen de la cotidianidad y relaciones entre habitantes de las poblaciones aledañas y las empresas y sus trabajadores. En general las comunidades pequeñas y aledañas a los yacimientos de hidrocarburos o minerales no tienen  economías de escala adecuadas  para proveer a las empresas allí presentes y a sus trabajadores de insumos y servicios. Tampoco tienen mano de obra adecuada y suficiente para atender las necesidades de la industria minera, de manera tal que las relaciones entre las empresas ligadas a la minería y las comunidades aledañas se articulan en dos fragmentos de la sociedad influenciada así: la primera, la beneficiaria directa, trabajadores de la industria minera, que gozan de ingreso, acceso al bienestar y a la tecnología, y, segundo la población sin trabajo directo en la mina, que está excluida de la salud contributiva, la educación y otros beneficios que ofrecen la industria minera. Los conflictos sociales son exponenciales e incluyen temáticas relacionadas también con la salud sexual y reproductiva de las mujeres y niñas residentes en las zonas de explotación de RNNR.

Explotación de carbón en El César - Colombia
Explotación de carbón en El César – Colombia

Las tecnologías que permiten hacer rentable la explotación de hidrocarburos y minerales requieren de grandes cantidades de agua, de manera que el uso común de dicho recurso es otra fuente de tensión entre las comunidades y las empresas que realizan explotaciones de RNNR. También son razones de conflicto las emisiones de contaminantes del agua y aéreos, las afectaciones en la flora y fauna, el daño del patrimonio cultural, los cambios radicales sobre el paisaje, las parcelas y las viviendas,  y el transporte y circulación de cargas de producción e insumos en el territorio.

Por último, en el nivel político local los grandes proyectos de explotación de RNNR se conforman en actores corporativos críticos y potencialmente conflictivos, debido al volumen de las inversiones, la movilidad laboral y el impacto sobre las finanzas locales,  que interfieren de manera directa en la relación tradicional de la autoridad local.

Para minimizar riesgos financieros producto de sanciones ambientales y sociales, y con el ánimo de crear confianza sobre los beneficios de la explotación de RNNR sobre la manera de tratar las problemáticas descritas anteriormente, las empresas desarrollan estudios de impactos ambientales y sociales y planifican su mitigación con miras a la prevención de conflictos. Así, generan políticas corporativas ambientales, de gestión social y de ciudadanía corporativa, en torno a los distintos tipos de vinculación con los varios actores, con lo cual pretenden crear lazos de confianza y transparencia en su actuar en el ámbito local.

No podemos negar los avances en el reconocimiento de los impactos ambientales de la industria minero energética de Colombia, pero aún quedan muchos daños por reparar y actuaciones por las que responder. Es inminente la necesidad de explotar dichos RNNR, por algo su dueño es el Estado y se paga regalías sobre dichos recursos. Y la necesidad viene de nuestros hábitos de consumo. Todo lo que vemos a nuestro alrededor, aquello construido por el hombre o sus propias máquinas, tienen algún RNNR. Piénselo. El teclado del computador, la pantalla del móvil, los ladrillos que lo cobijan, la máquina de afeitar, el empaque y el champú del pelo. Todo.

http://iliberisnigra.wordpress.com/page/3/
Algunos usos del petróleo

Como sociedad, como consumidores también tenemos responsabilidad en esos daños ambientales que le achacamos únicamente a quienes los explotan, sin cabida cuenta de nuestra dependencia y consumismo desmesurado.

Podemos cambiarlo. Sólo tenemos que entenderlo.

Sabe usted como colombiano ¿de dónde proviene nuestra energía?

Son fuentes de energía primaria el sol (energía solar), el viento (eólica), el agua (hidráulica), de las mareas (mareomotriz), del calor concentrado en el interior de la tierra (geotérmica), de las acumulaciones de combustibles fósiles almacenados en el subsuelo (carbón y petróleo), de la madera y de la biomasa.

Para utilizar la energía primaria en energía es necesario transformarla, por ejemplo en las  centrales eléctricas -que pueden ser hidráulicas, térmicas o nucleares- en refinerías que convierten el petróleo en gasolina y otros subproductos, o en centros de tratamiento del gas, coquerías y otros centros de transformación del carbón mineral y en centrales de transformación de energías alternativas como la eólica, mareomotriz, undomotriz y geotérmica entre otras.

El carbón, y el petróleo son las principales fuentes primarias mundiales de abastecimiento de energía. La electricidad y los combustibles líquidos son los tipos de energía secundaria que más se utilizan para el desarrollo socioeconómico de la sociedad.

En Colombia la matriz eléctrica es muy distinta a la matriz energética. El país tiene grandes reservas de petróleo, gas y carbón de distintas gamas y calidad. Hubo un tiempo que Colombia dependió cien por ciento de estas fuentes primarias para la generación de energía termoeléctrica. Después del famoso “apagón” de fines del Siglo XX la matriz de generación eléctrica ´le dio paso a la generación hidroeléctrica –por el gran potencial colombiano en la producción de agua-, tanto que hoy  el país produce más del 70% de su energía basado en el embalsamiento del agua y la generación a través de centrales hidroeléctricas.

Embalse del Guavio, Cundinamarca

Embalse del Guavio, Cundinamarca

Pero no todos los embalses son para la generación de energía. Algunos son multipropósito -como el Embalse de Tominé en Cundinamarca- o exclusivos para el abastecimiento de acueductos de los cascos urbanos y su periferia, como es el caso de Chingaza, también ubicado en el Departamento de Cundinamarca. ¡Pero de éste tema de acueductos hablaremos otro día!

El fenómeno del niño, sumado al desconocimiento sobre los impactos ambientales de la generación hidroeléctrica, los conflictos sociales, la falta de educación ciudadana en torno a costos de potabilización y saneamiento, la politización, la corrupción y la ineficiencia energética, nos llevarán de manera inminente a escuchar las voces públicas de alerta de los Ministerios de Minas y Energía y Ambiente y Desarrollo Territorial y de las corporaciones autónomas regionales con jurisdicción especial sobre las cuencas hidrográficas.

Sequía en Casanare
Sequía en Casanare

No es que aún estemos a tiempo. Es que tenemos que modificar nuestros hábitos de consumo. Y la energía es uno de los mayores insumos que derrochamos de manera absurda y sin darnos cuenta de ello.

Por algo dicen los expertos que la eficiencia energética es la mayor fuente de generación de energía. No es sólo el ahorro en dinero que representa el usar la energía de manera inteligente. También es que ese consumo que se deja de utilizar de manera eficiente suma a la disponibilidad del sistema energético. Así que también tiene un impacto sobre la tarifa. Si hay disponibilidad de energía suficiente, el costo será más bajo y viceversa.

 

Energía, Carbón y Emisiones

Aid Territorial | Voz a Voz Manager

La <<lluvia ácida>> y el <<efecto invernadero>> son el foco de atención internacional en materia ambiental. Los problemas ocasionados por las emisiones de gases como el óxido de azufre – SOx son conocidos como Lluvia Acida, que daña la capa vegetal, especialmente a los árboles e incrementa la acidificación de lagos y embalses de agua dulce. Gran parte del problema se le ha atribuido al uso del carbón y de otros combustibles quemados en plantas termoeléctricas, que emiten SOx y oxido de nitrógeno – NOx durante la combustión.  Los gases reaccionan químicamente con el vapor de agua y otras sustancias de la atmósfera y forman ácidos que con las lluvias caen en la tierra.

Para darle solución a la problemática de la lluvia ácida, la industria del carbón desarrolló la opción de utilizar el mineral con bajo contenido de azufre y realizó los cambios para reducir las emisiones de SOx y NOx hasta llegar a niveles tolerables de emisión. Sin embargo, también a través de estudios científicos se ha demostrado que el problema tiene otras causas de injerencia humana y en algunos casos originados por la naturaleza.

Frente al efecto de invernadero, el fenómeno se refiere al calentamiento de la superficie de la tierra que es causado por el efecto que el vapor de agua y ciertos gases presentes en la atmósfera, como CO2, el metano y el NO2, que ejercen presión sobre el equilibrio de radiación en la tierra.  También es conocido como calentamiento global. Los gases efecto de invernadero – GEI absorben la radiación de onda larga, que debería dispersarse de otra manera, y la reflejan en la superficie terrestre calentándola.  Existe preocupación de que el efecto invernadero – que  en condiciones normales protege la temperatura de la tierra para hacerla habitable, se ha alterado debido al incremento de concentraciones de GEI resultantes de actividades humanas.

Se reconoce que el incremento del efecto invernadero conducirá a un inevitable incremento de la temperatura de la superficie de la tierra. Frente a la contribución de los niveles de CO2 en la atmósfera, éstos son atribuidos a la combustión de combustibles fósiles, a la deforestación, a la industria de cemento y a cambios en las prácticas de labores agrícolas.

La concentración atmosférica de metano es hoy más del doble que la de hace 200 años.Este gas tóxico emitido a la atmósfera resulta de actividades económicas como la de producción de arroz en campos pantanosos y otras acciones agrícolas, de la disposición de desechos, de la descomposición de la vegetación en represas de agua dulce y en menor grado, a las fugas de las tuberías de gas natural y el gas que liberan las actividades de extracción de carbón. Adicionalmente, el incremento de los niveles de  N2O, que contribuyen al efecto de invernadero, proviene de la agricultura y de la quema de biomasa.

La contribución del carbón al incremento del efecto invernadero producido por el CO2 es del orden de 20%; donde la mitad proviene de la generación de electricidad. Por eso, centros de investigación financiados especialmente por los gobiernos, buscan desarrollar tecnologías limpias del carbón, para mejorar la eficiencia y la tolerancia ambiental en la extracción, preparación y uso del mineral.

El negocio de carbón tiene varias etapas, desde su extracción hasta su uso final, y cada cual, con diferente contribución a la emisión de gases GEI. Por ejemplo, en la etapa de extracción del mineral, las tecnologías limpias para hacerlo son de fácil disponibilidad. Por un lado, las técnicas de exploración como la geofísica y sísmica minimizan los impactos ambientales y mejoran la planeación de la mina, igualmente las tecnologías de extracción mejoradas ayudan a maximizar las eficiencias de extracción y minimizan el uso de energía.

De otra parte, la minería del carbón produce emisiones de gas metano, riesgo potencial que debe ser atendido. Hoy día son utilizados varios sistemas  para desalojarlo, y en algunas minas se utiliza como fuente energética. Además, el uso de las tecnologías limpias en la preparación de carbón desde la mina permite reducir los contenidos de ceniza y limpiar las impurezas como el lodo y el azufre al  tiempo que mejora la calidad del agua de desecho. La utilización de sistemas de riego continuo disminuye la volatilidad del polvillo de carbón cuando éste se encuentra en la etapa de transporte.

En la mayoría de los países con yacimientos de mineros las legislaciones contemplan el otorgamiento de licencias ambientales para permitir la explotación minera a través de la cuales las autoridades exigen planes detallados de rehabilitación y recuperación, que por lo general continúan mucho después de haberse terminado la explotación minera. Debido a la actual tecnología, es posible restaurar las tierras afectadas por la minería hasta sus condiciones originales y muy a menudo en  condiciones mejores. Los estudios y análisis de impacto de las explotaciones mineras son elaborados varios años antes del comienzo de la apertura de una mina, en donde hacen inventarios y se definen las condiciones existentes y se  identifican sensibilidades y problemas potenciales, como por ejemplo los impactos en las aguas superficiales y subterráneas, en el suelo, el uso de la tierra, la vegetación natural y la vida silvestre.

Los aspectos relacionados con la seguridad y salud en la etapa de extracción del carbón son una preocupación constante para la industria, no obstante los avances tecnológicos que mejorado la productividad y la seguridad. La extracción moderna del carbón alcanza estándares en seguridad y salud más altos que muchas otras industrias.

De otro lado, la utilización del carbón y su combustión tiene implicaciones directas en la contribución del mineral a la emisión de gases GEI, y se estima que el 50 por ciento de las emisiones corresponden a ésta etapa del negocio y en la cadena de valor del carbón.

Gran parte de la electricidad que se genera en el mundo en las plantas térmicas utilizan carbón pulverizado. Las emisiones de la combustión de carbón pulverizado se reducen a través de  tecnologías de limpieza de los gases de combustión. Los precipitadores electrostáticos y filtros de manga pueden remover más del 99% de la ceniza volante de los gases; y los métodos de desulfurización de gases de combustión – GD pueden remover hasta el 97% de los óxidos de azufre – SOx y convertirlos en yeso para el posterior uso en construcción.

Varias alternativas se contemplan para la combustión limpia del carbón y algunas de ellas ya se llevan a cabo con grandes éxitos en la medición y constatación de reducción de emisiones de GEI. Por ejemplo, los ciclos combinados con gasificación integrada – IGCC incrementan la eficiencia con el uso del calor residual del gas en un 42% y se espera mayores incrementos con la utilización de nuevas tecnologías y materiales que están en desarrollo. Los sistemas IGCC producen menos residuos sólidos y menos emisiones de SOx, NOx y CO2. Hasta el 99% del azufre presente en el carbón puede ser recuperado para venderse como azufre químicamente puro. Por su lado, los ciclos combinados híbridos combinan las mejores características de las tecnologías de gasificación y combustión y usan el  carbón en dos etapas. La primera,  gasifica la mayoría del carbón y mueve una turbina de gas, la segunda, quema el carbón residual, el carbonizado, para producir vapor. Con estos sistemas puede ser posible alcanzar eficiencias mayores al 50%.

El carbón es un material estable y no presenta los problemas de fugas y derrames asociados a otros combustibles fósiles como el gas y el petróleo.  En tierra, el transporte de carbón se hace mediante el uso de cintas transportadoras, camiones o ferrocarriles. Por mar, el carbón se transporta en barcos cuyos accidentes son escasos y por motivo alguno se constituye en agente contaminante.